Blog

Encías retraídas: qué son, causas y tratamiento

Las encías retraídas son una de las patologías más comunes en la salud bucodental. Para evitar que deriven en más complicaciones, es muy importante reconocer el problema a tiempo. Por eso, en este post te enseñaremos cómo evitar las encías retraídas, trucos para aprender a identificarlas y cuáles son sus tratamientos.

Recesión de encías: ¿qué es?

¿Sabes exactamente qué es la encía retraída? La recesión de encías o recesión gingival es un proceso en el que la zona de las encías que rodea los dientes se desgasta o se retrae. Cuando esto se produce, se forman bolsas entre las piezas dentales y la encía y la raíz del diente quedan al descubierto.

Si este problema no es tratado rápidamente, puede facilitar la acumulación de bacterias así como la aparición de otras enfermedades bucodentales. Además, puede producir mayor sensibilidad dental, la aparición de caries y en el peor de los casos, la pérdida de los dientes.

¿Cómo saber si tengo encías retraídas?

Pese a que este es un problema grave y muy común, su evolución es gradual y poca gente sabe identificarlo a tiempo. No obstante, la detección precoz es fundamental: cuanto antes se empiece a tratar, menores serán las consecuencias sobre nuestra salud bucodental. Es sencillo si sigues estos consejos para saber detectar la recesión de encías a tiempo.

  1. Lo primero que debes hacer es prestar atención a tus dientes, observándolos detenidamente. Cuando la encía se contrae, la raíz del diente queda expuesta por lo que los notarás más alargados.
  2. Otro de los síntomas que puede provocar son el aumento de la sensibilidad dental, el mal aliento, la inflamación y sangrado de las encías, dolor al masticar y en los peores casos, la sensación de tener los dientes flojos.

Como siempre, las visitas periódicas al dentista son fundamentales para detectar este problema antes de que vaya a más. Hay señales muy incipientes que un odontólogo reconocerá a primera vista. Mediante diferentes pruebas diagnósticas, podrá determinar si realmente padeces este problema y, de ser así, te recomendará el tratamiento más adecuado para tu caso.

¿Por qué se retraen las encías?

Una de las preguntas que más nos plantean nuestros pacientes es por qué se retraen las encías. Pero lo cierto es que no podemos dar una única respuesta, ya que las causas de esta patología son muchas y muy variadas. No obstante, algunos de los factores más comunes que pueden provocar la recesión de encías son se pueden resumir en:

  • Cepillado de los dientes excesivamente intenso: si la técnica de cepillado se aplica con demasiada fuerza puede desgastar el esmalte de los dientes y retraer las encías. Lo más común es que este problema aparezca solo en el colmillo o canino, aunque también puede producirse en los incisivos centrales y laterales.
  • Mala salud bucodental: si no se mantiene una correcta salud bucodental, aparece la acumulación de placa, que en el peor de los casos se puede convertir en sarro y causar la retracción de la encía.
  • Gingivitis: esta es una enfermedad derivada de la mala higiene bucal. Cuando se acumula sarro en los dientes, es necesario acudir a un profesional para eliminarlo y que no acabe provocando la inflamación de las encías.
  • Periodontitis: deriva de una gingivitis no tratada y es una de las enfermedades de las encías más graves. En este caso, las encías se retraen formando bolsas que normalmente se infectan por la acumulación de bacterias que hay en la boca. Si no se trata a tiempo, la periodontitis puede dañar la encía y el hueso de la mandíbula, lo que, en el peor de los casos, supone la caída de los dientes.
  • Bruxismo: en los casos más graves de bruxismo no solo se someten a presión los dientes, sino que las encías también sufren.
  • Tabaco: las personas fumadoras tienen más posibilidades de padecer recesión de las encías ya que la nicotina afecta a la salud bucodental. Además, el tabaco afecta al sistema inmunitario por lo que es más fácil que proliferen las bacterias y la inflamación avance con más rapidez.

¿Cómo evitar las encías retraídas?: prevención a tiempo

  1. El principal consejo para evitar la recesión de las encías es cepillarte los dientes todos los días, después de cada comida.
  2. Opta por pastas fluoradas y evita realizar movimientos bruscos: el cepillado debe ser suave para no dañar el esmalte.
  3. En cuanto a la dureza, debes evitar los cepillos excesivamente duros. Lo mejor para no lastimar las encías son los de dureza baja o media.
  4. Además, es muy importante que estén siempre en perfectas condiciones, para asegurarte que el cepillado es efectivo.
  5. Otra de las cosas que hacer cuando las encías se retraen o para evitar que esto suceda es alejarse del tabaco, los alimentos excesivamente ácidos y evitar los piercings en la boca.
  6. Pero sin duda, la mejor medida de protección y prevención es acudir al dentista con regularidad.

Tratamiento para las encías retraídas

Siempre estás a tiempo de modificar tus hábitos para mejorar tu salud bucodental pero, si ya tienes las encías retraídas, no puedes solucionar el problema con remedios caseros.

Entonces: ¿cómo curar las encías retraídas? Lo primero que hay que atacar es la causa que lo ha provocado, es decir, eliminar el sarro, curar el problema de bruxismo, etc. En los casos más graves, cuando se trata de periodontitis, ya no es posible que las encías vuelvan a regenerarse, por lo que hay que recurrir a tratamientos que ayuden a evitar que el problema empeore.

Hay diferentes tratamientos para frenar la recesión de las encías y la elección de uno u otro dependerá de cada paciente y del criterio de cada profesional. Estos son los más habituales.

Raspado y alisado radicular

En este caso, se trata de un procedimiento que se realiza en dos pasos. Primero se elimina todo el sarro acumulado en las piezas dentales y después el odontólogo realizará el alisado radicular. Esto es un raspado de la raíz de los dientes para ayudar a que las encías se vuelvan a fijar.

Cirugía de las encías

La cirugía de las encías se puede realizar mediante dos procedimientos diferentes:

  • Raspado y alisado abierto. En este caso, se abre el tejido de la encía afectada para acceder mejor a ella. Esto permite una limpieza en profundidad y el raspado de las raíces. Después, se cierra de nuevo la encía y se fija ajustada a los dientes para evitar que se vuelva a producir la acumulación de bacterias.
  • Regeneración o injerto de encía. Mediante este tratamiento, no solo se puede regenerar el tejido gingival, sino que también ayuda a regenerar el hueso dañado. Primero se realiza una limpieza de la encía, por dentro y por fuera, y después se aplica un material regenerador, como un tejido de injerto o una proteína que ayuda q que el cuerpo regenere las encías retraídas de forma natural. En caso de realizar un injerto con tejido blando, este se extraerá de las encías de alrededor, siempre y cuando estén sanas, o del paladar. Después se cose en la zona dañada para cubrir la raíz del diente expuesta.

Especialistas en encías retraídas

En Riosdent somos especialistas en tratamientos de periodoncia, la disciplina de la odontología que trata las enfermedades relacionadas con los tejidos que rodean al diente: encías y hueso.
Si presentas un problema de este tipo o sospechas que puedes padecerlo, no dudes en solicitarnos una consulta. Nuestros especialistas te harán un diagnóstico para poder detectar la recesión de encías cuanto antes. El tratamiento precoz es muy importante para evitar el daño del hueso. Cuanto antes se detecte, menores serán las consecuencias.

22 febrero, 2021 Consejos ,

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies